Publicado el Deja un comentario

India, la magia de un paraíso

Entrada India

              La persona que visita La India ya no es la misma cuando regresa a su país de origen. Se produce una sensación tan fuerte, que destroza las entrañas de la tristeza de nuestra estúpida rutina. La impregnación del agua del sonido del Ganges, las especias, el olor característico de su ambiente, los cantos de los mantras, el Om sagrado resbalando sobre tu alma, hacen de este país un regalo que te hace vibrar.

La figura de sus sedas, sus bolsos de espejuelos, la cúrcuma, el color amarillo y azafrán de las túnicas, nos transportan a un país de paraíso en decadencia. El gesto de las manos y la cabeza saludando tu divinidad interior, las vacas sagradas, el espíritu de Gandi pululando por los rincones, Sai Baba, acariciando sus dedos y manando ceniza sagrada. Es el último rincón que aun queda de la espiritualidad del mundo, enfrascado en su tecnología de maquinas.

Entrada India1

Ir descalzo por los suelos de los templos sagrados, mirar tu alma secretamente mientras una mujer te besa. La India es sensualidad desbordante, lejano eco de nuestra infancia mas feliz cuando observas la sonrisa sin contaminar de sus gentes mas humildes. La madre Teresa jugando con Dios o Vicente Ferrrer con su paraguas, intentando no ser desbordado por los rayos del sol abrasador.

Esto, queridos amigos, es la grandeza y la miseria de un sueño por descubrir, a lomos de un elefante que nos hace sentir especiales, únicos y algo de hindúes.

 

Autor: Tassali de Rialto1.

 

 

Publicado por Namaste Complementos.